Contra la ayuda pública chilena al sector del salmón


Santiago de Chile

28 de noviembre de 2008

 

CON NUESTRO DINERO ¡¡NO!!

450 MILLONES DE DÓLARES DE LOS CONTRIBUYENTES CHILENOS IRÍAN AL BOLSILLO DE LAS GRANDES EMPRESAS NACIONALES Y MULTINACIONALES SALMONERAS CAUSANTES DEL MAYOR DESCALABRO SANITARIO, AMBIENTAL Y SOCIAL EN PUERTO, MONTT, CHILOÉ Y AYSÉN.

Y “Moya” sigue pagando. Los desprevenidos ciudadanos chilenos nos estamos enterado que la industria salmonera (incluidas las transnacionales noruegas, españolas y japonesas) pretende que el Estado les vuelva a inyectar 450 millones de dólares adicionales para solucionar sus problemas de liquidez en tiempos de crisis varias. Esta cifra que equivale tendría como objetivo -según sus promotores gubernamentales-, apoyar a esta mega industria exportadora de los efectos de la denominada “crisis sanitaria”, responsabilidad de la propia industria al introducir el virus ISA (anemia infecciosa del salmón) en Chiloé, Aysén y Magallanes.

Lo que no señala el gobierno y los empresarios es que estos recursos públicos serán adicionales a los 600 millones de dólares ya comprometidos por la Presidenta Michelle Bachelet en su discurso del 21 de mayo, más los $ 20.000 millones de pesos chilenos ( aproximadamente 34 millones de dólares) entregados el 2008 mediante apoyo directo e indirecto proveniente de diversos programas y agencias estatales, destacando entre otros: $ 7.000 millones para seguir implementando el “clúster del salmón”; $ 5.000 millones para el programa Aquainnovo de mejoramiento genético de salmones; otros $ 600 millones para combatir el virus ISA; $300 millones para que la trasnacional noruega EWOS construya su laboratorio y sala de conferencias en la Comuna de Calbuco; y $ 6.500 millones de Corfo para proyectos de investigación e innovación de la industria salmonera.

Pero eso no es todo. El Intendente de la X región de Los Lagos, Sergio Galilea, luego de decretar a su zona en “ crisis laboral importante”, pidió a “Mamá Estado” la entrega de $ 500 millones adicionales para la reconversión de trabajadores salmoneros, curiosamente despedidos por las mismas compañías que van a recibir el apoyo Estatal.

Es paradojal que sean los contribuyentes chilenos quienes deban asumir los costos de uno de los negocios más rentables de nuestra economía en los últimos 15 años. Esta industria exportó 2,2 billones de dólares hace menos de 12 meses, lo que en ese momento estimuló al locuaz presidente de Salmon Chile, César Barros, ha proclamar durante la cena anual del gremio, que la salmonicultura “es la única industria triunfadora realmente nueva que Chile hoy muestra al mundo”.

SALMÓNCHILE PRIVATIZA GANANCIAS Y SOCIALIZA PERDIDAS

Las compañías salmoneras están utilizando la actual crisis económica y social para implementar una doble estrategia: presionar al gobierno vía los sindicatos y 4.000 trabajadores que ha despedido en los últimos meses, exigiendo la entrega de subsidios y planes de empleo de emergencia. A esto se suma la demanda de “reconversión temporal” y de recontratación de trabajadores. Mientras que por otro, exigen vía altos funcionarios estatales, la apertura de líneas de liquidez para el otorgamiento de créditos blandos a las grandes compañías, así como de líneas de fondo de garantía. Ello va unido a que el Estado sea aval , mediante planes de garantía estatal o la apertura de líneas para la disponibilidad de créditos bancarios para compañías y nacionales y multinacionales, donde destacan las compañías noruegas y europeas con poderosa influencias políticas.

Este plan es complementado con las exigencias efectuadas por la patronal SalmónChile a través del “Grupo de Trabajo del Salmón” (“Comisión Sandoval”). En ellas se exige la entrega rápida, masiva y gratuita de mas de 2 mil nuevas concesiones de acuicultura en la regiones de Aysén y Magallanes. Como en el pedir salmonero no hay engaños, se está presionando por modificar el reglamento de concesiones acuícolas. Ello permitirá que las grandes empresas salmoneras, las mayores beneficiadas con esta “piñata de concesiones acuícolas”, puedan hipotecar en el sistema financiero, dichas concesiones que les fueron entregadas de forma gratuita. Esto, con el fin de obtener liquidez en el corto plazo. Por lo visto, los ciudadanos chilenos no sólo debemos defendernos de la contaminación química y orgánica de esta industria, sino que también de las implicancias especulativas y de corrupción público-privada implícitas en ambas exigencias de la industria salmonera.

CHILENOS REGALAN DINERO AL HOMBRE MÁS RICO DE NORUEGA
Llama la atención que las principales salmoneras beneficiadas por el Estado chileno serían las mismas compañías que ya han despedido a más de 4.000 trabajadores en los últimos meses y según estimaciones de fuentes ligadas a SalmónChile, el próximo año se “triplicará la actual pérdidas de empleo” (El Mercurio. Economía y Negocios. 23/10/2008). Ello ocurrirá en medio del período eleccionario presidencial, con los consecuentes dividendos políticos para los grupos empresariales más conservadores. A su vez, les permitirá continuar con la brutal reducción de trabajadores, expresión del actual proceso de ajuste de esta industria, mediante los procesos de fusión y/o desaparición de compañías y una mayor tecnologización de sus centros de cultivos y plantas procesadoras.

Además son las mismas compañías, principalmente transnacionales, responsables directas de la actual crisis sanitaria que afecta a Puerto Montt y Chiloé. Ejemplo de ello es Marine Harvest, la mayor productora de salmónidos de cultivos en Chile y a nivel mundial, propiedad de John Fredriksen, una de las personas más ricas de Noruega. Esta multinacional evidencia una larga historia de conflictos e impactos ambientales, laborales y sanitarios en nuestro país. Incluso la OCDE, le realizó ya en 2004 una serie de recomendaciones de respeto legal y de aumento de sus estándares sindicales.

No deja de llamar la atención que actualmente un 48% de los centros de cultivo afectados por virus ISA en aguas chilenas son propiedad de Marine Harvest y de Cermaq/Mainstream. En esta última, el Estado Noruego posee un 43% de las acciones.

Bajo un enfoque de equidad social y de la responsabilidad empresarial ¿Qué mensaje está enviando el gobierno de la presidenta Bachelet y el Estado chileno al beneficiar de manera discrecional a abusivas e irresponsables transnacionales salmoneras como Marine Harvest con dinero de sus contribuyentes, con el fin de asegurarle liquidez y mantenerle sus ventajas exportadoras?

BOMBA DE TIEMPO SANITARIA, AMBIENTAL Y SOCIAL
Es evidente que las grandes compañías con la complicidad de funcionarios estatales y lobbistas de palacio, están aprovechando la actual “crisis sanitaria del virus ISA” para externalizar sus costos, reestructurarse, aumentar su concentración e integración económica y expandirse a áreas no contaminadas. Todo a costo del Estado, los trabajadores y nosotros, los contribuyentes, habitantes de todas las ciudades del país.

Siendo el segundo productor mundial de salmónidos de cultivo, Chile es también el país con los más deficientes estándares y prácticas sanitarias, ambientales y laborales de esta industria a nivel global, presentando las más altas tasas de accidentabilidad y mortalidad de la industria, con 58 trabajadores muertos en los últimos 44 meses, entre ellos 16 buzos. Ello significa un promedio de 1.3 trabajadores chilenos del salmón que fallecen mensualmente en accidentes del trabajo. A ello se une el uso indiscriminado y no informado de antibióticos. Chile es el país con el mayor empleo de antibióticos por tonelada de salmón de cultivo producido. Se estima que el uso de antimicrobianos superaría entre 170 a 300 veces al empleo que se realiza en Noruega,

Ambas situaciones no son aceptables para una mega industria productora de carácter global y transnacional. Mas aún cuando el 98% de las producciones de salmónidos que Chile realiza se exporta principalmente a los mercados de EE.UU., Japón y la Unión Europea.

NO + “FAR WEST SALMONERO AUSTRAL”


Los ciudadanos y contribuyentes, demandamos al gobierno, al Estado de Chile y parlamentarios a detener esta abusiva, no transparente e inequitativa entrega de 250 millones de dólares adicionales al bolsillo de los grandes empresarios y transnacionales salmoneras, así como a una revisión pública de los multimillonarios subsidios directos e indirectos que recibe esta irresponsable y destructiva industria, la que se encuentra actualmente fuera del control gubernamental y del escrutinio de los ciudadanos, comunidades locales y consumidores.

Llamamos la atención de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OECD), así como a los consumidores de Estados Unidos y la Unión Europea y al Estado y ciudadanos noruegos, para informarse sobre las malas prácticas y “dobles estándares” ambientales, sanitarios y laborales que realizan las transnacionales salmoneras en Chile. Demandamos a abrir un diálogo y apoyar las demandas de las organizaciones ciudadanas, pesca artesanal, comunidades costeras y pueblos originarios afectados por los impactos de la industria del salmón.

Exigimos al Estado de Chile que entregue información pública sobre las reales pérdidas sanitarias, ambientales, sociales y económicas generadas por el virus ISA, así como el origen y las responsabilidades de su introducción en los ecosistemas acuáticos de Chiloé, Aysén y Magallanes.

Demandamos la aplicación de una urgente moratoria o cese temporal a la entrega de nuevas concesiones para la salmonicultura intensiva, especialmente en la región de Magallanes. Esto constituye la única medida precautoria efectiva para asegurar la protección del medio ambiente, la salud pública, el patrimonio sanitario acuático del país y los derechos de los trabajadores y trabajadoras, pescadores artesanales, comunidades costeras, pueblos indígenas y operadores de turismo local.
 
 
International Collective In Support of Fishworkers (ICSF)
 

- Veterinarios Sin Frontera (VSF) Barcelona , España.
 

- Red Manglar Internacional
 

- Coddefagolf.
 

- Conapach, Confederación de Pescadores Artesanales de Chile.
 

- Federación de Trabajadores de la Industria Pesquera de la X región.Chile .
 

- Sindicato de Tripulantes y Oficiales de Naves Especiales (Sitoner) . Punta Arenas.Chile
 

- Coordinadora Patagonia Sin Salmoneras. Magallanes,Chile
 

- Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA)
 

- Centro de Conservación Cetácea (CCC).Chile
 

- Centro Pikunche
 

- Centro Ecocéanos
 

- Fundación Melimoyu.Chile.